Rezakiri page header image

Rezakiri



Gloria mortal


Había pasado mucho tiempo desde que fui derribado con tal fuerza. Por Santa Avellaine, ¿qué me había golpeado? Parpadeé para acostumbrar mi vista, pero la luz no se iba. No hasta que una veloz sombra nubló mi visión. La Trotamundos presionó su linterna contra mi pecho. Mientras un torrente de energía empezó a fluir en mi interior, vi que no era el amanecer en absoluto.

"Ponte en pie," dijo. "No hay tiempo para descansar. Tienes que mantener a raya al Rezakiri mientras revivo a los demás."

Vi a la Trotamundos precipitarse hacia mis aliados caídos, quienes estaban encerrados en burbujas de luz que ella golpeó con su espada hasta que estallaron. Creo que yo también estuve atrapado en una.

Ya en pie y con mi pesado martillo de impacto en las manos, preparé otro cargador mientras el Behemoth se dirigía hacia mí, con sus increíblemente brillantes alas.

Rezakiri. Proveniente de una vieja palabra Andari que significa "la luz que arde". Así como ardió el Rezakiri.

La guía Trotamundos


Los informes acerca de una extraña raza de Behemoth que atemorizaba la frontera eran poco frecuentes, pero provenían de fuentes de confianza. El Rezakiri se alimentó de un extraño aether radiante y era capaz de cortar tanto aeronaves como Slayers con rayos de luz sólida concentrada - a pesar de que el Observatorio indicó que este tipo de aether no se encontraba de forma natural a esta altitud. Es por ello que el Regente de Ramsgate proporcionó los fondos necesarios para enviar a un equipo experto de Slayers a derrotarlo.

El siguiente problema era encontrarlo. Por ello fuimos a buscar un Trotamundos, uno de esos intrépidos cazadores de Behemoths que tienen el valor de ir hasta donde nadie ha podido o se ha atrevido a ir. Había trabajado con unos pocos con anterioridad. Eran peculiares, generalmente hablando, pero muchos eran unos expertos cazando Behemoths. Debían serlo si querían sobrevivir.

Farslayer - Rezakiri Release

Luz sólida


Nuestro primer encuentro con el Behemoth no fue como lo planeamos. El Rezakiri hacía uso del aether como nada que hubiese visto antes. Rayos de ardiente luz fueron emitidos por su cola de cristal y de repente, nos vimos rodeados por miles de pequeñas y mortales balas de energía que salían despedidas desde su núcleo. Después de que estas nos derribaran, las burbujas de luz sólida nos dejaron inmovilizados, indefensos y separados.

Mientras la Trotamundos liberaba al resto de mi equipo y el Behemoth preparaba otro ataque de su larga cola comparable a un látigo, procedió rápidamente a compartir las tácticas que conocía con nosotros. "La clave," comenzó, "es permanecer en movimiento. Nunca permanezcan quietos cuando se ilumine. Si no se apartan del camino de la luz, ésta encontrará el camino hacia ustedes." Sonrió y asintió con la cabeza. "Ahora muévanse."

El extraño chillido del Rezakiri perturbó la noche, una noche que pronto sería tan brillante como el sol. Corrimos hacia delante para encontrarnos con ese amanecer sobrenatural.