Historia: El poder interior

Reconoce el poder en tu interior.
Acepta que no eres su maestro.
Reconoce que tampoco es tuyo.
Alcanza la armonía con este poder.
Amplifica la convergencia.
Todo es posible.

—Los seis principios del Templo Adamante

Y no te olvides del séptimo principio: ataca a los Behemoths y párteles la cabeza cada vez que puedas. Eso no lo tallan en las placas, pero está más o menos implícito.

—Katerin Sorrel

LA BUSCADORA

Hace muchos años, cuando la joven Kat Sorrel era una habilidosa Slayer pero todavía no una leyenda, se embarcó en un viaje de descubrimiento. Su objetivo: estudiar cada técnica de combate en las Islas Fragmentadas y aprender cada forma posible de matar Behemoths. Su búsqueda la llevó a muchas aventuras, y terminó en el Templo Adamante, un refugio oculto en una mítica isla errante. Allí estudió con monjes los combatientes llamados Puños Adamantes, guerreros dedicados a perfeccionar el arte del puro combate aethérico mano a mano. Los Puños habían aprendido a focalizar su fuerza interior para utilizar este poder. En particular, se decía que los Puños Adamantes se convirtieron en armas vivientes: martillos humanos que canalizaban aether a través de sus propias almas hacia sus manos letales.

Cuando derrotó a suficientes de los Puños para que se le permitiera estudiar con su Maestra Cicatriz, aprendió su secreto. Los Puños Adamantes utilizaban guanteletes antiguos llamados golpeadores de aether. Estas armas estaban alimentadas por secretos previos al Cataclismo que incluso la Maestra no entendía del todo, atrayendo el aether del ambiente al cuerpo humano. Un Puño entrenado podía usarlo para realizar hazañas imposibles de manipulación de aether y furia marcial.

Tan impresionada estaba la Maestra Cicatriz de Sorrel que le concedió el derecho de llevar uno de sus golpeadores a Ramsgate. Pensando que había aprendido todo lo que podía, Kat regresó a casa, pero solo un golpeador no era capaz de enfrentarse a un Behemoth. Le dio el arma al forjador de aether, Arkan Drew, para que lo estudiara, esperando que algún día pudiera mejorarlo.

LA MAESTRA

Después del aeromoto, Kat se había preguntado durante mucho tiempo si el Templo Adamante sobrevivió. Le pidió a cada capitán navegante que pasaba por Ramsgate que los buscara y le dijera a la Maestra Cicatriz, si vivía, que Ramsgate, y de hecho las Islas Fragmentadas, necesitaban que los Puños Adamantes se unieran a la pelea.

Para sorpresa de Kat, su vieja maestra finalmente ha respondido a sus mensajes personalmente: la Maestra Cicatriz ha llegado a Ramsgate con un pequeño equipo de seguidores y terribles noticias. El Templo había sido destruido. Sus seguidores y ella son los últimos de los Puños. Y han seguido la distintiva señal aetherica del concentrado de archonite dentro de la Isla de los Retos para encontrar Ramsgate, trayendo un regalo a los Slayers de las Islas Fragmentadas: los golpeadores de aether. Pero estas armas se hicieron para luchar contra otros humanos, no Behemoths. Afortunadamente había alguien en la ciudad que había estado estudiándolos durante bastante tiempo, y tenía algunas ideas sobre el tema de ampliar su poder: el forjador de aether, Arkan Drew.

Find Your Power Within

EL FORJADOR DE AETHER

Gracias a la previsión de Kat, Arkan Drew estaba preparado para ayudar a la Maestra Cicatriz a transformar los golpeadores de aether Adamantes en armas lo suficientemente poderosas como para enfrentarse a los Behemoths. Estos golpeadores de aether de Slayer eran lo que Kat había soñado desde hace bastante tiempo: armas que pudieran permitir que uno se ponga frente a frente contra un Behemoth, fuerza contra terrible fuerza.

La Maestra Cicatriz y los últimos de los Puños Adamantes ahora llamarán a Ramsgate su hogar. Ella entrenará a los Slayers para usar los golpeadores de aether y ayudará a forjarlos de los Behemoths que son su presa, y construirá tantas de estas armas sagradas como se necesiten. De hecho, los golpeadores podrían ser solo el comienzo, ya que el forjador de aether y la Maestra Cicatriz encontraron tal éxito en su colaboración que están ansiosos de continuar estudiando la interacción entre técnicas antiguas de aether con tecnología aethérica moderna.

LA ALIANZA

Y así la Maestra Cicatriz del Templo Adamante trajo el misterioso poder de su antigua orden a los Slayers de Ramsgate, respondiendo a la llamada de su antigua estudiante, Kat Sorrel. La Maestra Cicatriz y sus seguidores, los Puños Adamantes, son los últimos de su especie, pero con su ayuda cada Slayer tendrá otra manera eficaz y enérgica de derribar a los Behemoths más poderosos que todavía quedan por emerger del Vórtice Inexorable. Y tal vez algún día incluso derrotarán a los terrores que derribaron el propio templo.